Cajas en el interior de un apartamento

Beneficios de una vivienda limpia sin trastos ni enseres

Si eres de los que acumulan cosas sin sentido y cada vez que compra algo nuevo se ve en problemas para reacomodar sus viejas pertenencias, probablemente lo más recomendable sea que alquiles un trastero. No necesariamente tienes que sufrir de síndrome de Diógenes para requerir el alquiler de un trastero, simplemente te aconsejamos que evalúes cuáles son aquellas pertenencias que ya no utilizas tanto y consideres reacomodarlas, pues notarás un gran cambio en tu hogar.

Una vivienda limpia, sin demasiados muebles y enseres acumulados es señal de orden y equilibrio en tu vida, a mayor número de trastos y enseres guardados más tiempo te tomará encontrar cada vez el objeto que buscas, eso sin contar con que los trastos acumulados son un foco de polvo y mugre que puede fomentar la aparición de ácaros y alérgenos que pueden afectar tu salud.

En situaciones especiales como en el caso del síndrome de Diógenes, la acumulación excesiva de trastos puede ser el indicador de algo que no marcha bien. Sin embargo, en la mayoría de casos la acumulación excesiva es producto también de la cultura consumista, que en muchas ocasiones nos lleva a comprar trastos que sólo usaremos una vez en la vida con suerte, y de los cuales no nos deshacemos al encontrarse en perfecto estado.

Los trasteros se antojan como una opción bastante viable para aquellas personas que no quieran deshacerse de este tipo de trastos ya sea porque están nuevos, porque les representan cierto valor emocional o simplemente porque saben que en algún momento los necesitarán.

Así pues, la solución es más fácil de lo que puede parecer. No es necesario que tires todos estos enseres que has acumulado durante estos años, disfruta de los beneficios de un hogar limpio y ordenado sin tener que deshacerte de tus pertenencias. Alquila un trastero, pon allí todas esas pertenencias o trastos que te quitan espacio y gana no sólo en salud sino también en comodidad para tu hogar. Verás que no te supone un esfuerzo económico grande, lo tienes a mano para cuando lo necesites y siempre protegido ante cualquier amenaza. Fácil elección, ¿no?