Cinco recomendaciones para que el cambio de armario no sea un drama

El cambio de temporada puede ser gratificante si seleccionamos, ordenamos y almacenamos la ropa con ingenio

El tiempo nos está volviendo locos y nuestro armario parece un cóctel de estaciones: que si abrigos, que si camisetas de manga corta, ¡no hay quien se decida por las mañanas! Pero ya está bien, estamos en mayo y nos merecemos un poco de orden. Llega el momento de hacer un cambio de armario: decir adiós a las chaquetas y bufandas y darle una efusiva bienvenida a los tejidos ligeros.
Y para que la transición sea lo menos dramática posible, OhMyBox! te echa una mano con cinco recomendaciones sencillas:

  1. Utiliza tu trastero para ganar espacio. El primer paso para hacer el cambio de armario con éxito es seleccionar las prendas que seguro no vamos a utilizar de ahora en adelante. Para eso, coloca en una caja la ropa que quieres seguir usando y en otra la que no te vas a poner hasta el año que viene. Esta segunda caja la puedes dejar en tu trastero.


  2. Lava la ropa antes de guardarla. Esto es crucial para mantener el color y textura original de nuestras prendas. Lávalas y dentro de 6 meses te sorprenderás de lo bien conservadas que están y podrás usarlas al momento.


  3. Almacena de forma inteligente. El lugar donde guardamos la ropa también influye en su buena conservación. Asegúrate de almacenar tus piezas en un sitio seco, con poca luz solar y a una temperatura apropiada. OhMyBox! te recomienda usar trasteros: una opción privada, segura y limpia.


  4. El tamaño sí importa. Para guardar la ropa hay varias opciones: podemos utilizar cajas de cartón, bolsas de plástico con cierre hermético o fundas de tela. En este caso, la temporada de invierno en general (jerséis, bufandas y abrigos) es muy voluminosa, por lo que aconsejamos que calcules muy bien cuántos metros cuadrados vas a necesitar para almacenar tus enseres.


  5. Aplica la lógica del orden. Nuestro instinto previsor está siempre alerta: solemos dejar los “por-si-acaso” a mano por si cambian las temperaturas. Por eso te aconsejamos que ordenes la ropa de manera estratégica. Es decir, coloca en un sitio de fácil acceso la ropa de entretiempo y en una altura superior o al fondo aquellas prendas que usamos durante las temporadas más extremas. ¡No es conveniente que encontremos nuestro abrigo de esquí antes que la gabardina de otoño!


El cambio de temporada de nuestro armario es una tarea que requiere tiempo y organización. Pero si sigues los consejos de OhMyBox!, esta labor tendrá su recompensa: encontrarás tus prendas bien conservadas y ordenadas cuando cambie el tiempo.