Cómo aprovechar el espacio en pisos pequeños

Mudarse a un piso pequeño supone numerosas ventajas para la persona que lo adquiere como su menor coste de alquiler o venta, su mayor eficiencia energética, o el menor cuidado y limpieza. Pero sobre todo la tranquilidad e intimidad de tener un espacio personal en el que sentirse muy bien. Para las familias supone unos mejores vínculos entre sus miembros, pues se sienten más cercanos y unidos.

El principal truco para aprovechar el espacio en pisos pequeños es visualizar la zona que te rodea como algo útil. Todo muy parecer estrecho o escaso, especialmente si no se tienen todos los muebles que gustaría para que todo fuese más práctico. La clave es ver las paredes y el techo como elementos que aportan. Todos aquellos utensilios que utilices en tu día a día se pueden colgar. Elementos de la cocina, del trabajo o de los dormitorios. Nada se escapa. Además para pequeños objetos metálicos, existen cintas imantadas para que allí se queden pegados y siempre los tengas al alcance de la mano.

Aprovechar el espacio en pisos pequeños significa tener un mobiliario multifunción, que además libere metros para poder realizar otro tipo de actividades. Es el caso de los armarios con mesas plegables en la cocina o de camas que se guardan en su interior. Permiten ahorrar muchos metros cuadrados y que estén disponibles para cuando sea necesario.

Muchos pisos carecen de habitaciones con armarios, asique la mejor alternativa para organizar la ropa es utilizar cajones amplios que se puedan colocar debajo de la cama. Si no es así, se pueden comprar percheros con ruedas para organizar las prendas.
Si tienes algún tipo de escalera de madera, los peldaños pueden ser utilizados como estantes para libros o como cajones donde guardar la ropa.

Un biombo puede ser una gran solución para aprovechar el espacio en pisos pequeños ya que con su simpleza ayudan a dividir las estancias y crear dos zonas en las que poder realizar diferentes tareas. Un dormitorio puede ser a la vez salón o sala de estudio, así como una zona en la que sentarse tranquilamente a comer. Todo está en tu imaginación y las ganas que le pongas.