Persona ordenando cajas

Cómo gestionar el espacio de tu trastero

Probablemente no exista una única forma de gestionar tu trastero, así que no es posible hacer un manual que se adapte a todas las necesidades. Sin embargo sí podemos suministrarte algunos consejos para que logres una optimización del espacio y así puedas tener un trastero más organizado y mejor distribuido.

Los pasos para llegar a gestionar el espacio de tu guardamuebles de forma óptima pueden resumirse en seis:

  • Seleccionar: el hecho de tener un trastero de alquiler no significa que a él puedan llegar a parar todos los desperdicios de tu hogar, si lo que quieres es hacer un buen uso debes primero seleccionar aquellas pertenencias que son candidatas a ser tiradas a la basura. Preguntas como ¿realmente necesito esto? o ¿he usado esto en el último año? son buenas referencias al momento de decidir cómo vas a gestionar tu espacio, si vas a hacerlo con cosas útiles que no uses muy frecuentemente o simplemente vas a llenarlo de basura.

  • Separar: una vez hecha la preselección de elementos tendrás que separar y dividirlos según frecuencia de uso, tipos de uso, etc.

  • Organiza: nuestro consejo es que coloques más a mano aquello objetos que sabes que tendrás que utilizar más a menudo, de esta forma optimizarás el espacio poniendo atrás los objetos que no usas tan frecuentemente.

  • Etiqueta: por mucho que intentes darle un orden lógico a las cosas para gestionar el espacio de tu trastero de forma óptima debes procurar etiquetar las cajas y paquetes para saber qué hay en cada uno de ellos. La memoria es finita y muy probablemente a los 6 meses olvides lo que habías guardado en la caja de cartón mediana.

  • Optimiza: si tu empresa te permite colgar ganchos en las paredes o en los techos, esta puede ser una opción viable para colgar elementos como por ejemplo esquís o canoas de piragüismo, de esta forma lograrás “ganar” espacio que de otra forma estarías desaprovechando.

  • Higieniza: te recomendamos mantener tu trastero lo más limpio posible, procurando repasar el polvo de las cajas para evitar así la formación de hongos que pueden llegar a dañar algunas de tus pertenencias.