Cómo sacar el máximo partido a tu trastero

Con un poco de sentido se puede sacar el máximo partido al trastero de una forma sencilla y sin demasiadas complicaciones. Es habitual ir almacenando cosas y luego no encontrar el espacio suficiente para ellas, por eso la clave está en saber aprovechar cada rincón así como no perder todos los recursos que se encuentran alrededor.

Dentro del trastero lo más conveniente es ir estableciendo un orden según el uso que se le dé a los diferentes objetos. Si son cosas muy casuales que rara vez se utilizan, lo mejor es que se encuentren en el fondo, teniendo más a mano, cerca de la puerta, aquellas que tienen una función más frecuente.

Para sacar el máximo partido al trastero las cajas tienen que ser más o menos del mismo tamaño, para que puedan apilarse mejor. Éstas han de ser lo suficientemente firmes para que no se rompan con facilidad y en ellas han de colocarse los objetos más pesados, para que hagan de base, aporten seguridad y que los objetos más frágiles no se rompan estando por encima.

Las paredes y los techos son un aliado fundamental. Utiliza todo tipo de colgadores y bandas adhesivas magnéticas para poner numerosos utensilios, especialmente herramientas. Si tienes una bicicleta, ¿para qué dejarla en el suelo ocupando sitio si puedes colgarla? Estanterías donde seguir colocando más objetos. Es importante tener claro que todos los metros son aprovechables, sean a lo ancho, a lo largo o a lo alto.

Nunca te olvides de etiquetar todo lo posible dentro del trastero. No importa si incluso etiquetas de más. Servirá para que todo tenga un orden y sepas en todo momento que es lo que se encuentra dentro de las cajas. Así cuando tengas que buscar algo no acabarás sobrepasado por la frustración. Intenta que los objetos tengan una relación entre ellas y no de forma aleatoria porque seguro que cuando necesites uno también querrás tener a mano el resto.

Para sacar el máximo partido a tu trastero, acuérdate también de proteger los muebles o ropa contra cualquier tipo de suciedad o humedad a través de pieles y fundas protectoras.