Consejos para ordenar la ropa en tu trastero

Antes de empezar a ordenar la ropa en el trastero es importante que ésta se encuentre lo más limpia posible. Una vez se ha retirado del armario es conveniente lavarla en casa y si necesita un tratamiento especial, llevarla a una tintorería. El propio armario ha de ser limpiado previamente antes de colocar la ropa de temporada.

Uno de los principales consejos para ordenar la ropa en el trastero es que ésta tenga las mejores condiciones disponibles. Después de lavarla ha de ser almacenada en fundas térmicas que no dejen pasar ningún tipo de humedad o polvo, salvo en el caso de aquellas prendas que necesiten transpiración, como son algunas pieles. En este último caso lo mejor es adquirir una funda especial para que proteja y transpire a la vez.

La ropa ha de ordenarse en cajas que tengan una relación en común. No mezcles pantalones con jerséis u otro tipo de prendas. Que cada una tenga una equivalencia para que luego si necesitas una prenda no tengas que rebuscar entre todas. Los trajes, vestidos y abrigos no se doblan pues pueden coger malas formas de hacerlo así. Para ello una gran alternativa es colgarlas en perchas o colgadores del techo para que permanezcan siempre con su forma original. Eso sí, siempre protegidas como el resto de prenda.

Dentro de las cajas puedes colocar productos que den aroma y eviten los malos olores, además de combatir contra cualquier tipo de insecto en el desafortunado caso de que puedan aparecer.

Para ordenar la ropa en el trastero, las propias cajas han de estar completamente etiquetadas para que sepas que se encuentra en cada una de ella. La clave es no volverse loco y para ello nada mejor que anotar todo y más. Que no te avergüence poner etiquetas por activa y por pasiva. Al final te darás cuenta de que es algo que te ayudará en el futuro.

Si sois varios miembros, puedes colocar las prendas de según a quién pertenezcan, para evitar de nuevo el conflicto de no saber lo que se está buscando.
Si guardas dos colecciones de ropa, colócalas de forma que la primera que vayas a utilizar esté por delante. La que vaya a tardar más en cogerse puede permanecer más apartada pues de momento no será necesaria.