Cuatro trucos para sacar el mayor rendimiento a tu trastero

Cuando adquirimos un trastero normalmente lo tenemos mentalmente categorizado como algo similar a una habitación o a un armario grande. Y de la misma manera que estos dos, un trastero puede dar mucho más de sí respecto a espacio, comodidad y usabilidad en función de cómo se organice. Una habitación puede parecer grande o pequeña, organizada o desorganizada, accesible o no en función de cómo estén colocados los elementos en su interior. Con un trastero pasa exactamente igual. Hoy te damos unos cuantos consejos para que, en el mismo espacio, puedan caber muchas más cosas y estar mucho mejor organizadas.

- Aprovecha los lugares más insospechados: Hay zonas de nuestro trastero que pueden ofrecernos un espacio extra que muchas veces ni valoramos. Una de ellas es la parte trasera de la puerta; este es un espacio clásicamente infrautilizado que puede dar mucho juego colocando, por ejemplo, un organizador. Estas piezas de tela son muy útiles para guardar toda suerte de objetos pequeños tales como llaves o documentos.

- Lleva un inventario: Haz un pequeño inventario de tu trastero en el que indiques no sólo el contenido de cada caja sino el lugar en el que está guardada. De esta manera cada vez que tengas que localizar algo lo harás de manera rápida y sencilla. Recuerda mantenerlo siempre actualizado para que siga siendo útil cada vez que accedas a tu almacén.

notebook

- El truco del carrito con ruedas: Lo más normal es dejar el espacio que queda inmediatamente detrás de la puerta del trastero vacío, ya que obviamente es el hueco que utilizaremos para acceder a los objetes que se encuentren en su interior y movernos por el mismo. Pero si nos hacemos con un pequeño carro portalibros (como los que se utilizan en las bibliotecas), podremos aprovechar este espacio para guardar objetos que se podrán desplazar rápidamente fuera del guardamuebles nada más abrir la puerta gracias a sus ruedas.

- Divide en categorías: Antes de empezar a guardar objetos en tu trastero, organízalos en diferentes categorías y subcategorías. Los objetos pertenecientes a una misma categoría normalmente ocupan espacio parecido; y ésta es tu manera de ahorrarlo. Además, mezclar categorías puede hacer que algunos objetos acaben deteriorados y también hará que sea mucho más difícil encontrarlos. Por ejemplo; si guardas libros con ropa puede haber transferencia de olores, se pueden estropear tejidos y ocuparás más espacio. Sin embargo, si guardas libros con libros aprovecharás mucho mejor el espacio y podrás rellenar mejor las cajas que utilices.

luggage

Con un poco de organización y creatividad podrás seguir estos sencillos trucos e incluso pensar ideas nuevas para ordenar tu trastero y ahorrar tiempo y dinero.