Cuidado y mantenimiento de libros

La literatura es una de las grandes pasiones de la humanidad, pero mantener la biblioteca en óptimas condiciones requiere de esfuerzo pues los libros siempre son propensos a deteriorarse con facilidad. Esto es debido a que se ven bastante afectados por factores externos como pueden ser la humedad o el polvo, que pueden dejarlos en muy malas condiciones.

El cuidado y mantenimiento de libros pasa en primer lugar por la lucha contra el polvo. Si no se mueven las partículas se pegan a ellos. Muchas veces no lo apreciamos a simple vista por lo que pasa desapercibido. Estas partículas pueden acabar oxidando las hojas o crear ambientes propensos para pequeños organismos. Lo mejor para combatir este problema es pasar un plumero con regularidad. En más detalle lo ideal es quitar los libros y limpiar el mueble a fondo cada pocos meses.

La humedad es uno de los principales enemigos de la biblioteca. Por eso el cuidado y mantenimiento de libros para evitar este proceso radica en no entrar en contacto con zonas propensas a ella. Que una madera o panel evite la rozadura con paredes así como alejarlos de ventanas o lugares donde transcurran flujos de agua. Si vemos que hay un libro con síntomas de deterioro por la humedad, lo mejor es apartarlo del resto para que no se produzca un efecto contagio.

Y las fuentes de calor tampoco son aconsejables. El lugar ha de estar seco y con una buena ventilación, pero nunca con una temperatura excesiva. ¿Quién no tiene en mente la librería con la típica chimenea donde leer sin pasar frío? Pues esto tan clásico puede provocar un desgaste en los libros.

Nunca dejes que la luz del sol se refleje en los libros pues esta acaba descomponiendo el papel poco a poco así como cambiar el color de las hojas y las tapas. Y siempre colócalos de forma vertical, para que mantengan su estructura, sin deformarse.

Cabe decir que parte del cuidado y mantenimiento de los libros parte de un buen uso de los mismos. Trátalos con cariño y no de forma brusca. No comas junto a ello ni tampoco tengas cerca bebidas que puedan derramarse entre las hojas.