Diferencias entre trastero y almacén o guardamuebles

Con el auge de las empresas de self storage como alternativa de almacenamiento han surgido nuevos conceptos que se suman a los ya existentes trasteros y almacenes.

Aunque muchos se refieren a ellos como si fueran lo mismo, lo cierto es que los trasteros y guardamuebles o almacenes tienen ciertas diferencias operativas.

En primer lugar, aunque los dos son espacios de almacenamiento que puedes alquilarle a una empresa, ambos tienen funcionamientos diferentes y por lo tanto cuentan con distintas condiciones de prestación del servicio.
Los trasteros normalmente son para guardar, como su nombre lo indica, trastos viejos que ya no utilicemos nunca o con mucha frecuencia. El guardamuebles, por otro lado, se trata de un espacio dedicado exclusivamente al almacenamiento de muebles (como su nombre también lo indica).

En segundo lugar, el método de cobro es otra diferencia entre los trasteros y almacenes. Mientras que en un trastero pagas por un número determinado de metros durante el tiempo que elijas, en un guardamuebles convencional tus pertenencias se apilan en palés de madera y son recubiertas por un plástico.
En la mayoría de empresas que ofrecen el servicio de alquiler de guardamuebles suele cobrarse cada vez que accedes a ellos.

Otra diferencia radica en el espacio por el que pagas. En los guardamuebles tus pertenencias se almacenarán al lado de las de otras personas, pues no hay espacios divididos, mientras que en una empresa de alquiler de trasteros tú podrás disponer del espacio que consideres necesario y pagar por él mientras lo desees. Ese espacio será siempre tuyo y podrás acceder en cualquier momento.

Los dos servicios suelen contar con condiciones similares de conservación, pues le estás pagando a una empresa especializada en almacenar tus elementos así que éstas deben contar con las instalaciones necesarias que te garantizarán un óptimo mantenimiento de tus cosas.
Normalmente las empresas de alquiler de trasteros y almacenes suelen ofrecer instalaciones adecuadas para que las pertenencias de sus clientes no sufran ningún deterioro.

Ya lo sabes. Una vez ya aclaradas las diferencias, selecciona el servicio que mejor responde a sus necesidades y empieza a disfrutar de más espacio en tu hogar.