cambio de armario, trastero de alquiler, trastero urbano, trastero barato

Curso nuevo, armario nuevo: el cambio de armario, más fácil que nunca

Se acaba el verano; despídete de los bañadores llenos de arena y las camisetas de tirantes, y dile hola a ese jersey de punto tan calentito que tienes y a las mantas que vivirán en tu sofá hasta por lo menos el mes de mayo. Ellas también te echan de menos. ¡Ponte en modo cambio de armario!

El otoño también tiene su encanto, y para disfrutarlo a fondo nada mejor que prepararos, tú y tu casa. Mientras vas dejando atrás los aperos propios del verano se hace necesario hacerle hueco en tu armario al paraguas, abrigos, bufandas… Y, si hay chavales en casa, la tarea se multiplica con la vuelta al cole. ¿Quién dijo pereza teniendo un trastero?

socks

Otoño, cambio de armario y trastero, una combinación ganadora

No es una mudanza, pero sí que requiere un pequeño esfuerzo de organización y logística. Eso sí, ese esfuerzo merece la pena; es mejor que pasarte nueve meses apartando la tabla de surf cada vez que quieras coger las botas de agua, desde luego. Y, al fin y al cabo, se trata de hacer una maleta y deshacer otra…

En cuanto al cómo, esta es nuestra lista básica de consejos:

- En el momento de descolgar, separa los básicos, vas a seguir usándolos.
- Aprovecha para limpiar y lavar, tanto la ropa en sí como el propio armario.
- Guarda la ropa de verano por tipos, usos y estilos en bolsas y/o maletas.
- Revisa la ropa de invierno antes de colgarla. Nunca se sabe.

Un trastero de alquiler como los nuestros es el elemento que puede marcar la diferencia entre una experiencia satisfactoria y una pesadilla. Esto es especialmente cierto si vives en una gran ciudad y no cuentas con espacios tipo desván, garaje, sótano… En estos casos, un trastero urbano es una verdadera bendición que resuelve de un plumazo la clásica pregunta: “¿y donde meto todo esto ahora?”

La paz mental que ganas no tiene precio: más espacio para vivir tu día a día, menos presión para ordenarlo todo, más flexibilidad al tener un fácil acceso a tus cosas, menos responsabilidades al ser de alquiler… Así que no lo dudes: búscate un trastero barato; te servirá para el cambio de armario y dejar las cosas del verano, pero también para las luces de navidad, los álbumes de fotos, la colección de animales disecados y todo lo que puedas imaginar.