La selección definitiva de consejos para hacer la mudanza

Nadie dijo que fuera fácil ni agradable, y no es una de esas cosas que se suelen hacer por gusto, pero cuando toca hacer una mudanza, no hay más remedio que ponerse manos a la obra; así que, si sabemos hacerlo bien, todo irá sobre ruedas.
Por eso hemos reunido un puñado esencial de consejos para hacer una mudanza, para que puedas aprovechar al máximo tu tiempo y tu esfuerzo. Eso sí, son meramente orientativos, porque cada mudanza, como cada persona, es un mundo…

1. Los previos
Hazte un plan. En función de las distancias, las personas implicadas y el volumen de bultos a mover, necesitarás planear viajes, hacerte con cajas, contratar un furgón…
Limpia tu nuevo hogar a fondo. Incluso píntalo. Nunca lo tendrás más fácil que ahora.
Pide un día libre en el curro. Sí, una mudanza es un motivo justificado de ausencia (si lo justificas, claro); si te toca tienes el día libre y pagado.

2. El ABC
El estado espiritual adecuado. Ponte música, hazte una infusión o lo que venga mejor para empezar la tarea con tranquilidad y optimismo. Lo necesitarás.
Empaqueta por habitaciones. Seguramente lo que saques de tu viejo salón irá a tu nuevo salón.
Rotula bien. A veces escribimos en las cajas explicaciones el tipo “cosas del niño” que no ayudan demasiado a identificar qué hay dentro…
Protege lo más delicado. Identifica bien lo que pueda romperse para embalarlo y transportarlo con especial cuidado.
Cajas de tamaño humano. Ni muy grandes, ni muy pequeñas; piensa en el peso, el volumen y la manejabilidad.
El momento de deshacerte de cosas. Te remitimos a nuestra “técnica de la sinceración” para aligerar tu carga.
Primero los muebles. Los muebles tienen prioridad. ¿Podéis irlos bajando mientras seguís haciendo cajas? ¡Sería genial!
Mejor un viaje más… No tengas prisa por terminar; en el traslado, fija bien la carga, conduce con calma y no intentes combatir las leyes de la física.

3. Los trasteros de alquiler, aliados impagables
Una buena ayuda a la que recurre cada vez más gente es emplear un trastero de alquiler para facilitarnos la tarea. Y vaya si la facilita. Uno de los momentos críticos en cualquier mudanza es el momento en el que casi todo está en cajas y estas empiezan a estorbarnos, pero todavía no podemos llevarlas al punto de destino…
El trastero puede servir como estación intermedia donde dejar todas esas cosas que no son de primera necesidad y de las que podemos prescindir hasta organizar bien nuestra nueva casa, o si esta es más pequeña, o si hay que esperar para instalarse... La mudanza es el momento en el que mucha gente descubre las verdaderas bondades de alquilar un trastero económico y tenerlo muy a mano.

4. Los trucos pro
Nos quedan en la manga unos pocos trucos más para hacer una mudanza…
- Mete la ropa de hogar en bolsas de basura y úsala para acolchar tus otros bienes durante el traslado.
- Deja la ropa en los cajones y trasládalos tal cual. Puedes hacerlo también con el propio armario, pero no con objetos pesados.
- Haz la mudanza por habitaciones (esta técnica tiene sus defensores y sus detractores).
- La solución definitiva: quema todas tus propiedades y empieza de cero. O bien…



¡Ojalá nuestros consejos te ayuden!