Los cinco errores más comunes al alquilar un trastero

Alquilar un trastero es un trámite rápido y sencillo: en menos de cinco minutos puedes tener el contrato del que hayas elegido y la llave en la mano. También tendrás personal competente en las oficinas para resolverte cualquier tipo de duda o ayudarte con la mudanza si lo necesitas. Y sin embargo, hay cinco errores muy comunes a la hora de formalizar un alquiler que te contaremos a continuación con tal de ayudarte a prevenirlos:

1.- No medir con antelación el volumen de lo que tienes que guardar: Un trastero no es una habitación, en el sentido en el que en una habitación dispones de tus objetos horizontalmente, mientras en un trastero lo harás en vertical, apilando todas las pertenencias que puedas para ocupar menos espacio. Por esto mismo, para calcular las dimensiones de lo que tienes que guardar, necesitas hacerlo en metros CÚBICOS y no en metros cuadrados. El procedimiento es muy sencillos: cuando tengas todas tus pertenencias embaladas, júntalas y mide lo que ocupan por alto, largo y ancho y multiplícalo: el resultado será el volumen en metros cúbicos. Por ejemplo, si todo lo que tienes ocupa dos metros de largo, uno de ancho y uno de alto, 2x1x1= 2m3 será el espacio exacto que necesites. Si tienes las medidas de lo que tienes que guardar por separado o te resulta complicado hacer los cálculos, puedes enviar la información a nuestro equipo para que te haga una estimación.

2.- Comprar material de mala calidad: Normalmente guardamos en el trastero objetos con el suficiente valor material o sentimental como para no querer tirarlos, aunque no podamos o queramos guardarlos en casa. Y sin embargo se da la paradoja de que, a la hora de hacerlo, muchas veces utilizamos cualquier material: cajas reutilizadas o que ni siquiera son especiales para almacenaje o candados económicos y, por lo tanto, fáciles de romper, son sólo un par de ejemplos. En las oficinas de OhMyBox! podremos asesorarte sobre el mejor material que puedes utilizar para embalaje y mudanza, y además, por ser cliente, podrás acceder a precios y descuentos especiales.

box

3.- Compartir el trastero: Aunque a priori parezca una decisión inteligente por ahorrar costes, la realidad es que un trastero sólo puede estar a nombre de UNA persona. Esto implica algunas complicaciones, como el hecho de tener que compartir llave (y que no esté disponible cuando la necesites), o en casos más serios, tener problemas para acceder a las pertenencias si la persona que tiene el contrato a su nombre deniega el permiso de la que no lo tiene. Por esto, desde OhMyBox! siempre recomendamos que dos personas alquilen un trastero de 1m2 cada una, antes que un trastero de 2m2 entre las dos.

4.- Dejarlo para el último momento: Debido a la alta densidad de ocupación de los trasteros, de las ofertas que pueden caducar en cualquier momento o del tiempo que tendremos que invertir en la mudanza, en cuanto hayas tomado la decisión de alquilar el mismo, deberías formalizar el alquiler. Además, el alquiler se pactará a partir de un día (no empiezas a pagar el trastero desde el día en que lo alquilas sino desde el día en el que lo empiezas a utilizar), y si el trastero que necesitas no se encontrara disponible, puedes ponerte en lista de espera.

5.- No preguntar por las ofertas vigentes: Cada mes, OhMyBox! dispone de ofertas relacionadas con mejoras en el precio de los alquileres o rebajas en la compra de material, por ejemplo. Puede ser que la oferta del mes vigente se ajuste más a tus necesidades que la oferta del mes anterior; por eso es importante preguntar siempre, aunque no nos encontremos con la oferta más adecuada a nuestra situación en ese momento.

locker

Esperamos que con estos fáciles consejos tu proceso de alquiler del trastero y posterior mudanza sean todavía más sencillos y cómodos.