En Semana Santa y verano se incrementa notablemente el número de mudanzas

Además de disfrutar del sol, la playa y el buen tiempo, las vacaciones también pueden ser un muy buen momento para realizar una mudanza. Desde OHMYBOX! hemos comprobado que los españoles preferimos mudarnos durante los periodos vacacionales Y es que, en Semana Santa y verano el número de mudanzas se incrementa notablemente respecto a otras épocas del año. Y hay diversas razones por las que mucha gente opta por trasladarse durante estos meses. ¿Quieres saber por qué? ¡Sigue leyendo!

  1. Tenemos mucho más tiempo libre. La mayoría de las personas disfrutan de sus días de vacaciones en Semana Santa o en verano, por lo que es en esas fechas cuando disponen de mucho más tiempo para dedicar a la mudanza que durante el resto del año. Poder planificar y organizar el traslado con tiempo es clave para realizarlo con éxito y evitar los momentos de estrés.

  2. Contamos con la ayuda de familiares y amigos. Otro elemento a tener en cuenta durante una mudanza es poder contar con la ayuda de nuestro entorno más cercano. En vacaciones es más fácil que nos puedan brindar su apoyo para hacer cajas, empaquetar, etc.

  3. Buena temperatura y más horas de luz. Primavera y verano también son épocas ideales para hacer una mudanza porque los días se alargan y hay más horas de luz que en los meses de invierno, lo que es una gran ventaja. Además, el hecho de que no haga frío también hará que la mudanza sea más agradable.

  4. Mucho menos tráfico. En Semana Santa y verano mucha gente opta por irse de la ciudad y, por lo tanto, el volumen de coches es mucho menor, sobre todo en el centro. Así, el traslado de los enseres puede ser mucho más rápido y fluido sin sufrir contratiempos ni retrasos.

  5. Que los niños también participen. Si tenemos hijos, hacer el traslado en vacaciones nos permitirá que puedan participar en el proceso y que se sientan parte del nuevo proyecto. Es una gran oportunidad para que aprendan a guardar y organizar sus propios juguetes.

  6. En el caso de las empresas, la mudanza no afecta al negocio. Si la mudanza se lleva a cabo en una oficina también es recomendable realizarla en Semana Santa o verano, cuando la mayoría de los empleados no trabajan, para que el traslado no afecte al día a día del negocio.

También debes tener en cuenta que es bastante común que tu futuro alojamiento no esté todavía disponible cuando te mudes –obras o reformas suelen ser el motivo– o que sea más pequeño que tu vivienda actual. Ante este tipo de situaciones conviene que estés preparado y alquilar un trastero en el centro de la ciudad puede ser la mejor solución.
Además, para facilitar la mudanza y poder dedicarte a otros aspectos como la decoración y elección de los muebles, es recomendable contratar un servicio de mudanzas que se encargue de realizar el traslado. OhMyBox! pone a disposición de los usuarios servicio de mudanza y todos los elementos que se puedan necesitar –material de embalaje, cajas, cinta adhesiva, etc.– para que la mudanza sea un éxito.