Juguetes desordenados en habitación infantil

Ordena tu casa y alivia el estrés

Psicólogos expertos han concluido recientemente que el desorden es uno de los principales factores que causa estrés en las personas. Aunque algunas personas argumentan que no son desordenadas sino que simplemente sufren de una escasez de espacio, los guardamuebles y trasteros han acabado hoy en día con las excusas fáciles de las personas desordenadas.

El alquiler de un trastero es hoy en día una operación relativamente sencilla de hacer, además le ofrece a sus clientes una gran variedad de facilidades para que no tengan que preocuparse más de esos trastos sobrantes en el hogar. Si piensas en el coste, no creas que es tan caro como puedes imaginar. La solución se adapta al bolsillo de cualquiera.

Una casa más ordenada es una garantía de mejora en la vida de las personas, nuestro espacio dice mucho sobre nosotros y sobre nuestros hábitos de vida, y está científicamente comprobado que las personas que tienden a tener espacios ordenados de forma deficiente son personas que están más propensas a sufrir enfermedades generadas por el estrés.

Aunque muchos podrá argumentar que alquilar un trastero no es la solución a los problemas de orden pues se trata de malos hábitos que la persona debería corregir, el alquiler de un trastero o guardamueble puede ser de gran ayuda para iniciar el camino hacia una nueva vida libre de trastos y más ordenada.

El desorden dentro de nuestro hogar o dentro de nuestro espacio normal de trabajo genera angustia y desgana, pues la persona no siente motivación alguna para limpiar, ordenar, ni para hacer nada relacionado con la organización del espacio. Es por ello que si nos encontramos ante un tipo de desorden crónico que se ha salido de las manos, lo más conveniente es atacar el problema de raíz: puede que tengas algún familiar o amigo que te puede hacer un favor y dejar un espacio para almacenar todos estos enseres, pero lo cierto es que trasladar nuestras pertenencias a un guardamuebles se antoja como una de las opciones más baratas y cómodas.

Es conveniente también que evaluemos nuestro tipo de desorden y nos preguntemos cuáles son las causas del mismo: exceso de acumulación (¿señal de un síndrome de Diógenes prematuro?), falta de espacio, malos hábitos o mala distribución del espacio. La solución puede ser mover nuestras pertenencias de sitio, reacomodándolas dentro de nuestra casa o tirar las que no necesitemos. Las pertenencias que no usemos pero que queramos conservar podemos enviarlas a un trastero, pues una vez tengamos un espacio limpio y organizado empezaremos a notar cambios en nuestra salud mental.