Organiza tu trastero siguiendo el “método japonés de las 5S” (parte 1)

¿Conoces el “método de las 5S”? Surgió en Japón en los años 60, concretamente en la fábrica de Toyota. Es una técnica de gestión cuyo objetivo es crear lugares de trabajo mejor organizados, ordenados y limpios con la idea de mejorar la productividad y conseguir que los trabajadores estén más a gusto en su entorno laboral. El nombre del método se debe a que está basado en 5 simples principios cuya inicial empieza por la letra “s” en japonés. En plena fiebre por la gestión del orden aplicada fuera de los entornos laborales, te explicamos cómo aplicar las 5 eses a la organización de tu trastero una vez lo alquiles. ¡No hace falta ser ingeniero! ;) .

factory

-Paso 1: clasificación (“seiri”): En esta etapa deberemos seleccionar todo aquello que queramos guardar en el trastero, pero siempre teniendo en cuenta su uso. Esto quiere decir que no se guardarán objetos que a la larga no se vayan a usar, EXCEPTO aquellos que por su valor económico o sentimental no se puedan tirar. Por ejemplo: no tiene sentido que guardemos revistas o periódicos viejos que no vamos a volver a leer y que no tienen ningún tipo de valor especial, pero tampoco tiene sentido desechar vinilos o cassettes de gran valor sentimental o comercial, aunque no tengamos pensado volverlos a reproducir. De igual manera, según el concepto “seiri”, aquellos objetos que estén largas temporadas sin ser utilizados se tendrían que desechar, pero en el caso de los trasteros es precisamente los objetos que se apartarían del hogar o la oficina los que se conservarían aquí, tales como esquís, tablas de snow, documentos o archivos. Por lo tanto, los trasteros serían unos grandes aliados para poder cumplir con esta etapa en la oficina o el hogar.

organizing

-Paso 2: organización (“seiton”): En esta etapa estableceremos la manera en la que se tienen que colocar e identificar todos los objetos que guardemos. Teniendo en cuenta el espacio del que disponemos, estableceremos por un lado el grado de uso de cada objeto y por otro, inventaremos un sistema de identificación visual rápida. De esta manera, los objetos de los que se vaya a disponer más a menudo se situarán lo más cerca posible de la puerta del trastero, y con un simple código de colores (utilizando post its o dibujando puntos con rotuladores de colores) se identificará lo que está guardado en cada caja. Esto sustituiría a la clásica técnica de escribir el contenido de cada caja encima por poner colores de la siguiente manera, por ejemplo: en el caso de guardar ropa, se podría utilizar un punto verde para calzado, un punto rojo para los pantalones y uno azul para las camisetas.

¿Te vas haciendo a la idea de cómo organizar tu trastero de manera cómoda y accesible según esta técnica japonesa? Pues en el siguiente post explicaremos los últimos 3 pasos: limpieza (seiso), estandarización (seiketsu) y mantenimiento de la disciplina (shitsuke).