¿Qué debo guardar en un trastero?

Muchas veces al contratar los servicios de empresas de alquiler de trasteros no tenemos muy claro qué cosas debo guardar y qué cosas debería pensar dos veces antes de almacenar.

Aunque el trastero de alquiler sea un espacio bastante versátil y flexible, muchas veces el sentido común falla y llegamos a cometer errores “de principiante” al momento de alquilarlo como alternativa de almacenamiento.

Como os comentábamos, para gestionar el alquiler de un trastero de forma óptima lo mejor es hacer uso del menos común de los sentidos: el sentido común. ¿Y esto qué significa? Pues que debemos evitar almacenar elementos como alimentos o cosas que puedan estropearse o echarse a perder.

También es necesario evaluar al momento de decidir lo que vas a guardar en un trastero el uso que se le dan a los objetos seleccionados. La idea de alquilar un servicio de guardamuebles es la de solucionarnos la vida, no complicárnosla, de esta forma si cometemos el error de guardar objetos que utilizamos a diario estaríamos desperdiciando tiempo valioso. Por ello debemos abstenernos de guardar objetos grandes a los que les demos un uso frecuente.

A continuación os presentamos una lista de las pertenencias que se suelen guardar en un trastero:

  • Accesorios y elementos deportivos: en este apartado no incluimos únicamente a las bicis, también caben los esquís y la indumentaria de los deportes de nieve que suele ser bastante grande y por lo tanto ocupar grandes porciones de espacio. También caben perfectamente elementos de deportes de verano como kayaks, remos y canoas, candidatos excelentes para ser almacenados en un trastero.

  • Muebles: si nos mudamos a un espacio más pequeño de donde vivíamos antes o hemos renovado nuestros espacios comprando nuevos muebles, los trasteros de alquiler son un buen lugar para guardar esos muebles que no queremos tirar por tratarse de piezas valiosas, con valor sentimental o que hacen parte de alguna tradición familiar.

  • Otro tipo de accesorios: desde documentos o libros que queremos conservar por algún motivo específico hasta juguetes viejos y otros objetos que todavía no queremos desechar.

  • Electrodomésticos grandes como lavadoras o lavaplatos son otros enseres que se pueden almacenar en un trastero sin problema ninguno.