Se puede usar un local como trastero de alquiler

Con la crisis muchas personas tuvieron que buscar alternativas de sostenimiento y muchos negocios se vieron afectados. Una de éstas fue la de convertir su local en un trastero de alquiler.

El sector del comercio fue uno de los más golpeados, así que hoy en día las ciudades cuentan con una gran cantidad de locales vacíos generando pérdidas.
En términos legales, convertir un local en un trastero de alquiler es posible, a menos que exista algún epígrafe en el contrato de propiedad del local que expresamente lo impida.

Si yo soy el dueño de un local puedo disponer de él como me plazca y darle el uso que quiera siempre y cuando no incumpla con las leyes urbanísticas de la zona en donde está mi local.
Si mi local está ubicado en una comunidad de vecinos, las únicas restricciones que tendría serían al momento de realizar obras y reformas que puedan afectar a la comunidad y a las propiedades colindantes.

Hay que tener en cuenta que es probable que tengas que gestionar algunas licencias municipales para poder empezar a operar, así que antes de iniciar el proceso de transformación del local en trastero de alquiler es mejor asesorarse por un abogado especialista en temas inmobiliarios.

La idea de convertir un local en trastero de alquiler es una buena alternativa para amortizar un espacio que de lo contrario permanecería vacío, sin embargo conlleva ciertos riesgos para el que lo alquila, sobre todo en materia de seguridad y condiciones especiales de conservación.
Las empresas que ofrecen este servicio cuentan con unas condiciones específicas de control de humedad e impermeabilización con la que no cuentan los locales comerciales, y además los locales no cuentan con sistemas de vigilancia, con lo que las pertenencias estarán mucho más vulnerables a posibles robos.

Si estás considerando convertir su local en un trastero de alquiler, ten en cuenta que tendrás que competir con las empresas que están ofreciendo estos servicios de forma profesional, con garantías para sus usuarios y además con ubicaciones estratégicas, con lo que conviene estudiar primero la competencia y ver si se trata de una inversión rentable o no.