Trucos para guardar el material de esquí hasta la próxima temporada

La llegada del buen tiempo marca también el fin de la temporada de esquí. Y eso significa que toca guardar todo el material hasta el año que viene. Pero antes de activar el modo verano, merece la pena dedicar un momento a dejar bien preparada toda la equipación para el próximo periodo.
Si queremos conservar bien nuestros esquís o las tablas de snow, una buena opción es almacenarlos en los trasteros urbanos de OhMyBox!
No solo dejarán más espacio en nuestras casas, sino que estarán bien conservados y se evitarán golpes. Del correcto mantenimiento que hagamos dependerá que podamos alargar su vida útil. Desde OhMyBox! te damos algunos consejos para que el material y la ropa de esquí se conserven en perfectas condiciones.

  1. Guardar la ropa totalmente seca y limpia. A veces las prisas para guardar los abrigos, los guantes o los pantalones no nos dejan tiempo para plantearnos lo importante que es dejar todas estas prendas lavadas. Es muy recomendable que, antes de almacenarlas, pasen por un buen proceso de limpieza y secado. Solo así se conservarán en las mejores condiciones posibles.

  2. Usar bolsas de almacenaje. A ser posible, también es muy conveniente guardar la ropa de montaña en bolsas de plástico. Existen unas especiales para este tipo de materiales que la conservan de forma óptima, protegida de polillas, insectos y humedades. Así las prendas se almacenan protegidas en los trasteros urbanos y no hay sorpresas el próximo año.

  3. Guardar las botas bien abrochadas. La mejor opción si no queremos que se deformen es almacenar las botas abrochadas. Eso sí, tampoco debemos apretarlas mucho. Otra buena idea es guardarlas con papel absorbente dentro, como el de cocina, así nos ayudará a eliminar el resto de humedad que suelen tener y a que mantengan la forma.

  4. Los esquís deben estar bien fijados. La manera más conveniente de almacenar los esquís es anclarlos en la pared con cualquier elemento que nos permita fijarlos bien. De esta manera, podemos garantizar que quedan bien sujetos y no se dañan con caídas y golpes. Además, así se optimiza el espacio del trastero para poder guardar otras cosas. Para aprovechar el espacio en vertical también hay la opción de colocar estanterías, así podemos acomodar otro tipo de material sin ocupar mucho espacio.

  5. El resto de los elementos, almacenarlos aparte. En este conjunto podemos encontrar los cascos, las rodilleras, las gafas, la mochila de esquí, etc. Todos ellos deberían ir en una caja aparte, separados de las tablas, los esquís y el resto de ropa. Conviene no mezclar los accesorios con otro tipo de materiales para poderlos proteger al máximo y que no sufran ningún desperfecto ni rozadura durante los meses de verano.


Además, desde OhMyBox! recomendamos hacer una lista de todo el material que guardamos en el trastero, con el paso de los meses se nos puede olvidar todo lo que tenemos. También es interesante anotar información adicional, como el estado en el que se encuentran los accesorios, si hay alguno pendiente de reparar o coser o si alguna de las prendas se nos ha quedado pequeña. Tener estos detalles controlados nos ayudará de cara a prepararnos para la siguiente temporada.
Siguiendo estos consejos, tu material de esquí estará en perfectas condiciones y listo para usarlo de nuevo.